NUEVAS PERSPECTIVAS: TLC CON CANADÁ

Con la entrada en vigencia del TLC con Canadá el 15 de agosto, Colombia alcanzá un logro importante en materia de comercio exterior, siendo este el segundo tratado que entra en vigencia con una nación desarrollada, y el primero con una economía del tamaño de la canadiense que cuenta con 34 millones de habitantes de alto poder adquisitivo, lo cual es un gran reto para la competitividad de nuestro país.

En los últimos cinco años, el comercio bilateral entre Colombia y Canadá se ha duplicado, paso de USD 687 millones a USD 1.355,57 millones, por lo cual se espera que con la entrada en vigencia del TLC estas cifras sigan una tendencia ascendente. En cuanto a las exportaciones, para el 2010 Colombia exportó USD 532 millones; la principal oferta se centró en la exportación de productos tradicionales como café, petróleo y sus derivados y productos de la industria liviana como textiles, confecciones y plásticos.

Por su parte, las importaciones que Colombia tuvo de este país, presentaron un aumento de 21,97% en el 2010, al situarse en USD 823,4 millones, principalmente en productos agropecuarios como trigo y cebada, bienes de la industria metalúrgica y de papel.

Es muy interesante saber que Canadá importó un promedio de USD 3.300 millones por concepto de frutas y USD 1.850 millones de hortalizas entre 2008 y 2010; en cuanto a las confecciones, el valor importado por ese país fue de USD 7.300 millones, cifras que prometen ser muy interesantes para los productores locales.

Colombia es el quinto país receptor de inversiones canadienses en América Latina, lo cual además de aumentar la inyección de capitales promueve los negocios nacionales e internacionales. Para 2010, la inversión canadiense en Colombia representó el 13,5% del total de la IED no petrolera, con un valor de USD 1.207,93 millones, enfocada en sectores como telecomunicaciones y energía, papel, calzado, educación y transporte. La entrada libre de aranceles para el 98% de la oferta exportable de Colombia que incluye bienes agrícolas e industriales, amplía las posibilidades de compra de maquinaria, equipos e insumos industriales a precios más competitivos.

Ante la falta del Atpdea, los productos colombianos podrán compensarse con accesos a nuevos mercados como el canadiense; los más beneficiados serían los sectores, textil, confecciones, calzado, y floricultura, entre otros. Este acuerdo, permite que nuestra economía se dinamice y logre un mayor crecimiento económico que permita a su vez el crecimiento del empleo y un avance en la lucha contra la pobreza.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)

Leave a Reply