• aniversario

pregunta


iceEl Consultorio de Comercio Exterior de la Universidad Icesi, Icecomex, es un espacio creado con el fin de facilitar a pequeños y medianos empresarios el acceso a información de calidad y precisa a través de consultorías, visitas empresariales, foros informativos y publicaciones. Ofrece sus servicios de forma gratuita a la comunidad regional y nacional, ayudando de esta manera al fomento del espíritu de internacionalización entre las PYMES de diversos sectores.

Remesas: Dinamizador de la Economía Vallecaucana

0010400987

Sin duda, el comportamiento que ha presentado el dólar desde el 2014 ha impactado la economía colombiana en varios niveles. Si bien, quienes más han percibido estos cambios han sido los exportadores e importadores, existe un grupo de nacionales que han sido particularmente ganadores de esta coyuntura: los receptores de remesas provenientes del exterior. Este hecho es supremamente importante, ya que dados los precios actuales de hidrocarburos, las remesas se han constituido en la segunda fuente de divisas en Colombia, siendo el país, el mayor receptor de Suramérica.

Las remesas son fondos que los emigrantes envían a su país de origen, normalmente a sus familiares. Aunque este evento ha ocurrido desde el siglo XIX, sólo es hasta finales del siglo XX que logra un desarrollo elevado debido a la mejora en los sistemas de comunicación y al mayor desarrollo de la banca a nivel internacional. Estos recursos cumplen un papel de gran importancia en las economías locales, por cuanto dotan a mucha gente de capacidad de consumo que de otra forma no la tendrían.

El incremento del consumo ayuda a dinamizar la economía, puesto que se inyecta liquidez, se mejora la producción y con ello el empleo. Las remesas tienen un impacto directo tanto en el ámbito nacional, como en los hogares y en los individuos. De acuerdo a un estudio reciente de Bancolombia, las remesas contribuyen a reducir la pobreza, alivian la balanza comercial e incrementan las reservas nacionales de divisas. También sirven como un mecanismo importante de ingresos y protección social para miles de familias vulnerables a la pobreza, que superan incluso a la inversión social del Estado, en el caso particular de Colombia, el 68% de las ayudas es usado para el consumo diario.

Ilustración 1. Uso de las remesas en Colombia. Fuente: Bancolombia.

Entre finales de los noventas y principios de este siglo, Colombia sufrió un proceso de migración que llevó a que el número de colombianos en el exterior creciera exponencialmente. Según la Organización Internacional para las Migraciones, a mediados del 2001 había cerca de 2 millones de nacionales viviendo en el exterior. Para el 2012, el número ya superaba los 4.5 millones.

Uno de los resultados de que, al menos 10% de la población colombiana haya permanecido en el exterior ha sido el flujo permanente de remesas desde otros países, principalmente desde Estados Unidos, convirtiéndose en motor de muchas regiones y sustento para miles de familias.

Aunque por cuenta de la crisis mundial, entre 2009 y 2014 las transferencias mostraron un retroceso, de US$4.700 millones en 2008 hasta un mínimo de US$3.890 millones en 2012, esta tendencia cambió radicalmente en 2015 y podría consolidarse en 2016. La devaluación del peso frente al dólar y la recuperación económica en Estados Unidos explican la tendencia.

El dólar hoy, es 50 por ciento más caro que hace dos años. Esa diferencia, que resulta elevada para quienes tienen obligaciones en el exterior como los importadores, se convierte en una ganancia para los que reciben remesas.

Ese comportamiento de la divisa, así como la mejora que se percibe en la economía estadounidense le están inyectando una nueva dinámica al mercado de las remesas en Colombia, que para el cierre del 2015 crecía a una tasa del 13 por ciento anual. Según cifras del Banco de la República, durante 2015 ingresaron al país remesas por un valor de US$4.635 millones, monto superior a las exportaciones totales de café que realizó el país en el mismo periodo (US$2.526 millones). El emisor señala que “[…] los ingresos por remesas de trabajadores (colombianos en el exterior) equivalen al 1,5 por ciento del PIB”.

En total, las remesas colombianas provienen de 33 países diferentes, sin embargo, Estados Unidos y España aportan el 65% del flujo total de divisas. Es importante mencionar que están creciendo con fuerza las remesas provenientes de Panamá (35 por ciento), Chile (16) y Ecuador (88). Las remesas de Estados Unidos han sido las segundas más dinámicas (32 por ciento anual), reflejo de la recuperación económica del gigante norteamericano. También es importante tener en cuenta que a pesar que las remesas enviadas por los colombianos residentes en España son las segundas más altas (US$863 millones), están decreciendo a un ritmo del 3 por ciento anual.

El Valle del Cauca, Antioquía y Cundinamarca son los mayores receptores del país, tan sólo el Valle recibió el 29 por ciento de las remesas provenientes del exterior el año pasado; según el presidente de la Cámara de Comercio de Cali, Esteban Piedrahita, el Valle del Cauca está recibiendo unos US$1.250 millones al año en remesas del exterior. Para la región las remesas se han convertido en un verdadero motor de crecimiento, pues sólo por tasa de cambio, el valor recibido pasó a representar casi dos puntos del PIB del departamento.

Además del buen comportamiento de sectores como el agro y la industria, las remesas explican también que el Valle haya crecido muy por encima del promedio nacional. Según el Dane, la economía colombiana creció 3.1 por ciento en 2015, de acuerdo a las cifras del Banco de la República, el departamento tuvo un crecimiento superior al 3.5 por ciento. Piedrahita afirma que la cifra podría cerrar cerca de 3.8 por ciento, pues es muy diferente recibir remesas a $1.800 que al precio actual. Comenta que “(las remesas) impulsan muchas actividades en la región. En 2015 vimos un muy buen comportamiento en comercio, construcción y turismo”.

Y es que muchos colombianos en el exterior envían remesas para compra de vivienda y locales. Y en las temporadas vacacionales los migrantes colombianos vienen de visita a la región para pasar un tiempo con sus familias y esto impulsa la actividad turística, hotelera y de comercio. En promedio, las familias receptoras reciben entre US$300 y US$500, con una frecuencia mensual, constituyéndose en un verdadero desahogo económico, y aunque se percibe un aumento de la inversión en proyectos productivos y educación, la propensión al ahorro de los beneficiarios sigue siendo baja.

 

 

Oscar Alberto Gómez Aldana.

Coordinador de ICECOMEX

Universidad Icesi. Cali, Colombia

  • redesSoc r1 c1 redesSoc r1 c2 redesSoc r1 c3

cabezote contacto