Análisis

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

linkedin ejemplo

555-23-34 Ext. 8832

www.ejemplo.com.co

 

Acompañar a las personas a que liberen todo su potencial, sean la mejor versión de sí mismas y/o encuentren sentido a su vida, requiere una conciencia plena de que es en ese otro donde residen todas sus respuestas.

Es así como en el coaching, las personas aceptan una invitación para encontrarse con ellos mismos a mirar hacia dentro; en reflexión, observación y conversación con su lado más profundo, para descubrir y reconectar con su SER, con ésa parte suya que es auténtica y sabe lo que desea.

-Todas las personas son completas y llenas de recursos- bajo éste principio, el coaching reconoce en las personas la capacidad de hallar sus propias respuestas, definir su propio camino y tomar sus propias decisiones; ampliando la mirada sobre ellos mismos, para reconocerse desde lo que son.

El coach, apoyado en el arte de hacer preguntas, utiliza ésta herramienta de profundización para acompañar a la persona a sumergirse en su mundo interior de descubrimiento y exploración.

Las preguntas (llamadas poderosas) posibilita a la persona hacer visible lo invisible, ampliar nuevas perspectivas y despertar la conciencia. Cuestionarse sobre aspectos de la vida cómo ¿Con qué sueña? ¿Se siente feliz? ¿Qué quiere alcanzar? ¿Lo que hace hoy está alineado con lo que sueña? Es el inicio de su proceso de transformación hacia lo que si quiere.

En éste proceso de introspección, la persona se conecta nuevamente con su centro, con sus valores esenciales, con aquello que le apasiona y le hace vibrar, reconociendo quién es y que necesita traer a su vida.

El coaching le apuesta a éste reconocerse desde el SER, dónde las personas descubran los recursos necesarios para alcanzar la coherencia entre lo que son, lo que sienten, piensan, hacen y tienen.

Sólo tendrá sentido lo que hacemos, cuando esté en conexión con quienes somos.