Crimen Urbano y sus implicaciones económicas en Cali

Objetivo

Capturar las distorsiones de los costos asumidos o dispuestos a asumir por los propietarios/administradores de negocios y los individuos residentes de la ciudad de Cali, como consecuencia de la inseguridad urbana.

Descripción general del estudio

Medir las consecuencias económicas de la delincuencia se convierte en un aspecto relevante y de interés para la administración municipal debido a que no solo afecta de manera directa la percepción de los ciudadanos respecto al desempeño de las instituciones encargadas de proveer un bien público como la seguridad para la sociedad, sino porque este fenómeno causa distorsiones en el mercado, entendiendo distorsiones como la disposición a pagar por protección que es asumida por los individuos de a pie y los micronegocios establecidos en la ciudad.

En este sentido, con el propósito de entregarle información estadística relevante a la comunidad y a las instituciones encargadas de analizar y controlar los niveles de delincuencia en la ciudad, se desarrolló un proyecto que tuvo como objetivo capturar las distorsiones de los costos y de las alteraciones en el comportamiento que presentan los ciudadanos como consecuencia del crimen.

La investigación contó con la entrevista de 690 individuos y 745 establecimientos comerciales de todos los estratos. A través de las encuestas se logró indagar no solo las consecuencias económicas de las actividades delictivas, sino la confianza institucional de los caleños, la percepción que manifiestan respecto a la seguridad pública y la valoración que tienen sobre el papel de la administración para enfrentar este fenómeno.

Resumen de los resultados

Individuos:

El 12% de los encuestados ha sido víctima de algún delito, en especial el de hurto a personas (77%). Los artículos más robados son el celular (68%) y dinero en efectivo (30%), alcanzando unas pérdidas económicas de $617.000 aproximadamente. Así mismo, los individuos consideran que el momento del día en el que son más propensos a ser víctima de algún delito es la noche con un 39% y que el medio de transporte en el que se han presentado mayores casos de hurto es en el pirata (23%) seguido del MIO (14%).

Los caleños no presentan una percepción positiva frente a la seguridad en la ciudad respecto al año anterior y sobre a sus expectativas frente al futuro. Estos consideran que la inseguridad sigue igual que el año pasado (57%) y creen que será peor para el 2018 (41%).

Establecimientos de comercio:

El 15% de los comerciantes ha sido víctima de algún delito, siendo el hurto a personas y el hurto a comercio, las actividades delictivas con mayor participación. En este sentido, las pérdidas económicas para los establecimientos de comercio alcanzan los $776.690.

El 28% de los negocios no ha implementado medidas para evitar ser víctima de delitos, el 45% de ellos piensan hacerlo a futuro, considerando una disposición a pagar por un impuesto de seguridad que llegue máximo a los $71.229 si no es víctima y $54.166 en caso contrario. El 65% de los establecimientos comerciales que estarían dispuestos a pagar impuestos, consideran que se debería invertir en más presencia policial.

Puedes encontrar más información descargando aquí la presentación de resultados