Buenaventura: El Espejo de la Corrupción en el País

Elizabeth Camargo*

Buenaventura ha sido desde los últimos tiempos, reconocida por los escándalos de corrupción que han logrado ser descubiertos y por el sumo grado de pobreza en el que se encuentra. Han sido seis los alcaldes de Buenaventura que han tenido algún problema con la justicia, de los cuales dos, Saulo Quiñones y José Félix Ocoró, no terminaron sus mandatos por escándalos de corrupción.


El primero fue detenido en julio del 2007 por la presunta adjudicación de once contratos por 458 millones de pesos para reparaciones de colegios. Mientras que Ocoró, fue detenido en 2011 por una investigación por supuestas irregularidades en contratos y se encontraba beneficiado por la casa por cárcel, hasta la pasada semana, cuando fue detenido a las afueras de la ciudad mientras conducía su vehículo particular.

Las escandalosas cifras de pobreza y los escalofriantes datos de la violencia que se vive actualmente en el puerto son el reflejo de los actos de corrupción del gobierno local y el descuido por parte del gobierno nacional, que evaden la importancia de la inversión social para el mejoramiento de la calidad de vida de todos los ciudadanos. Es importante mencionar también la importancia que tiene el narcotráfico en la economía del puerto, pero además, su aporte en la generación de violencia siendo una de sus causas principales, lo que también convierte al puerto en un centro de producción, mercadeo y exportación de la droga.

Por otra parte, los escándalos por corrupción electoral han generado desconfianza entre los electores y han demostrado la debilidad del sistema electoral colombiano en algunas regiones del país.

Ver artículo completo en PDF

*Estudiante de Ciencia Política, Universidad Icesi. Integrante de Valle Visible.