En los buscadores de internet cada vez aparece más la palabra reuma para encontrar una definición a esta enfermedad pero nunca aparece. Este es un término coloquial para atribuir trastornos de nuestros huesos, articulaciones, tendones y ligamentos, que no sean debido a la lesión de los mismos por un golpe. La palabra reuma se utiliza para englobar a una multitud de dolencias y por sí sola no tiene un significado claro.

Las enfermedades reumáticas figuran entre las dolencias que con mayor frecuencia afectan a los seres humanos, ya que éstas se dan en pacientes de todo tipo de género y edades. La enfermedad más conocida de este tipo es la artrosis pero dentro de este grupo se engloban más como la artritis, la gota, la espondilitis anquilosante, la osteoporosis, la fibromialgia o el lupus. La mayoría de ellas tiene que ver con las articulaciones y presenta las mismas características: producen dolor y dificultad de movimiento.

dolores

Y, ¿por qué se produce esta enfermedad? Pues cada uno tiene una serie de características. Puede producirse por un desgaste en el cartílago que separa y protege los huesos de una articulación (artrosis), porque las articulaciones se hinchan por motivos muy distintos (artritis reumatoide), por acumulación de ácido úrico, que provoca el dolor (gota), por la pérdida de hueso (osteoporosis), por problemas en las articulaciones de las vértebras en la columna vertebral (espondilitis) o por la inflamación de músculos o tendones (fibromialgia).

Dentro del reumatismo podemos encontrar el no articular, que como su propio nombre indica no afecta a las articulaciones y en estas categorías se encuentran enfermedades como la fibromialgia, periartritis, tendinitis o síndrome del túnel carpiano. Por otro lado, también podemos encontrar el reumatismo inflamatorio, que consiste en en la inflamación que puede afectar a una o más articulaciones y puede afectar a cualquier edad.

¿Cuáles son los síntomas?

Los más característicos son el dolor y la dificultad para realizar ciertos movimientos pero pueden haber más. La artrosis suele afectar más a las articulaciones que soportan más carga, como las rodillas y las caderas; la gota suele señalarse en los dedos de los pies, mientras que la fibromialgia causa dolor en todo el cuerpo y mucho cansancio. La osteoporosis, aunque afecta a todos los huesos del cuerpo, suele causar dolores de espalda. En el caso de la artritis, que afecta a las articulaciones, estas se hinchan, duelen y pierden su movilidad.

Un estudio llevado a cabo por la Sociedad Española de Reumatología observó que la prevalencia de los pacientes con lumbalgia era la más alta (14,8%), seguida de la gonartrosis (10,2%), artrosis de manos (6,2%), la osteoporosis (3,4%) y la fibromialgia (2,4%).

¿Cómo se cuida el reumatismo?

El tratamiento del reumatismo depende del tipo de enfermedad que lo esté provocando: inflamatoria, degenerativa o causada por una infección. A lo largo de la historia, y ante la poca información con respecto a las distintas enfermedades, casi siempre se ha recurrido a los analgésicos como paracetamol, antiinflamatorios u otros menos comunes para intentar calmar el dolor que produce esta enfermedad y tiene que ver en gran medida con las articulaciones. Así que para paliar el dolor en estas podemos utilizar los siguientes métodos.:

Terapias farmacológicas

El dolor leve o incluso moderado puede responder adecuadamente a los analgésicos simples como el paracetamol. También se puede recurrir al ibuprofeno o diclofenaco, que se prescriben a menudo para afecciones reumáticas.

Andulación

Aquí destaca la técnica de Andulación creada por la empresa HHP, que consiste es una tecnología que forma parte de la nueva generación de métodos de tratamiento basados en principios biofísicos. Esta combina estímulos de vibración mecánica y calor infrarrojo en profundidad y no actúa únicamente en un sistema u órgano en concreto, sino que además tiene un efecto positivo en las funciones esenciales de todo el organismo. Asimismo, sienta las bases para el mantenimiento y la recuperación de la salud.

La Andulación ayuda a mitigar el dolor que provocan distintas patologías como el dolor de espalda, fibromialgia, artrosis, artritis, hernia discal o lumbalgias, entre otras, enfermedades que normalmente causan un gran dolor y que acaban afectando negativamente a la calidad de vida. Al aplicar el tratamiento de manera regular y a largo plazo, se consigue aliviar todas estas molestias, gracias a los estímulos positivos y a la generación de endorfinas.

Productos naturales

Existen pruebas crecientes de que tienen efectos moduladores del dolor y antiinflamatorios. El aceite de onagra, la uña del diablo, la capsaicina o el aceite de aguacate tienen probablemente un efecto analgésico real. Algunos estudios han demostrado que los ácidos grasos omega 3 tienen efectos antiinflamatorios y su introducción en la dieta puede ayudar a disminuir los requerimientos de fármacos en pacientes con artritis reumatoide.

Terapias manuales

El masaje, la acupuntura, la osteopatía y otras maniobras aplicadas con las manos parecen mejorar el dolor a nivel de la médula espinal. Además, el yoga o la relajación muscular progresiva se recomiendan, además de para estas enfermedades, para la reducción del estrés, pues muchas veces hay una relación entre ambas.

Enviando notificacin...