Me siento muy honrado por presidir esta quincuagésima séptima ceremonia de grados de la Universidad Icesi. Y es muy grato para mí compartir con ustedes, queridos graduandos, y con sus padres, familiares y amigos que los acompañan, el orgullo y la alegría que sienten en un día como hoy. En esta época de Juegos Olímpicos, nosotros también establecemos nuevos records. Celebramos hoy la culminación de estudios de 309 nuevos profesionales, el número más alto en la historia de Icesi, en 13 programas diferentes. Cabe anotar que 27 de ellos reciben dos títulos simultáneamente. El 30% de los graduandos vivieron, durante su carrera, alguna experiencia internacional apoyada por la Universidad. De la mano de la cohorte más grande de nuestra historia, también tenemos el nuevo récord de grados con honores: 46; otorgados a 38 estudiantes, porque ocho de ellos reciben simultáneamente dos grados con honores. Hoy otorgamos, además, 198 títulos de Maestría, en cinco campos diferentes; y 40 títulos de Especialización en diversas áreas. En total, 574 grados, otro récord. Sin querer demeritar para nada el papel de mis congéneres que hoy reciben su título profesional, tengo que destacar la importancia de las damas en el grupo que culmina sus estudios: ellas constituyen casi el 60% del grupo de nuevos profesionales; y se ganan el 76% de los títulos con honores. Más impresionante aún, son merecedoras de 6 de los 7 títulos Magna cum laude que hoy otorgamos. Celebramos muchos logros de una cohorte de estudiantes muy especial. Permítanme mencionar sólo algunos. María Isabel Arcila Lince se gradúa Magna cum laude, es decir, con altos Honores, en Mercadeo Internacional y Publicidad y en Administración de Empresas. Siempre estuvo en el Cuadro de Honor y obtuvo Beca de Honor en 7 oportunidades. Actualmente hace parte del grupo de Mercadeo de Colgate Palmolive. También reciben su título Magna cum laude los siguientes: Laura Marcela Osorio, en Contaduría Pública y Finanzas Internacionales; ella, además, se gradúa cum laude en Economía y Negocios Internacionales; Gloria Cecilia Martínez, en Economía y Negocios Internacionales; ella realizó su Práctica como asistente del Gerente General del Banco de la República, Doctor José Darío Uribe, y fue el quinto mejor Saber pro de Economía  a nivel nacional; Martín Durán, en Contaduría Pública y Finanzas Internacionales, recibe, además, diploma de la Escuela Superior de Comercio de Montpellier, en Francia, en nuestro convenio de doble titulación ; Aura Andrea Vinasco, en Administración de Empresas, Carolina Herrera en Diseño Industrial y Kelly Andrea Velasco en Ingeniería Telemática; esta última es la primera beneficiaria de la Beca Icesos que se gradúa Magna cum laude; esa beca la otorga la Universidad a estudiantes residentes en estratos 1 y 2, de alto potencial académico. Hoy, Kelly trabaja en Tecnoquímicas. Además, otras seis estudiantes, todas mujeres, reciben dos títulos, ambos cum laude. Laura Medrano, los recibe en Ingeniería Industrial y en Ingeniería de Sistemas. Ella hizo parte del grupo de estudiantes seleccionados para hacer una pasantía en Infosys, el gigante de la tecnología India, en Bangalore. También reciben dos títulos cum laude Carolina Sarria, María Fernanda Ciro, Martha Liliana Buendía, Gipsy Eliana Bocanegra, también becaria Icesos, y Sandra Milena Puentes. De esta última hay que decir que, además de destacarse como estudiante, ella, como el Michael Phelps que vimos en Londres, se llenó de medallas en muchas competencias interuniversitarias de natación, dejando siempre en alto el nombre de Icesi. Muchos estudiantes aprovechan oportunidades que se presentan a su paso por la Universidad para tener experiencias muy valiosas de muy diversa índole. Permítanme presentar algunos ejemplos. Luis Miguel González, quien se gradúa cum laude en Ingeniería de Sistemas, hizo parte de los grupos que ganaron el premio nacional de Imagine Cup, un concurso mundial de Microsoft, tanto en 2010 como en 2011 y representaron a Colombia en los eventos finales de esa competencia en Varsovia, Polonia, y en Nueva York. A raíz de esos éxitos, y después de un concurso, Microsoft ha invitado a Luis Miguel a vincularse como miembro de su equipo de Ingenieros en su sede principal, en Seattle, en los Estados Unidos. Alejandro Zúñiga Bolívar se gradúa cum laude en Derecho. Él participó en el Moot Court Competition, concurso que organiza cada año la American University de Washington, en los EEUU. Se trata de una competencia en inglés, español y portugués establecida para entrenar a estudiantes de Derecho en la utilización del sistema legal interamericano de derechos humanos. Alejandro, y una compañera de estudios, recibieron mención honorífica por haber sido Icesi la mejor calificada entre las universidades novatas. Participaron grupos de 88 universidades de todo el mundo. Muchos de los graduandos cursaron semestres o años de intercambio en prestigiosas universidades del exterior. Cito, como ejemplos, a Beatriz Eugenia Mondragón, quien lo hizo en la Universidad de Barcelona y hoy se gradúa cum laude en Administración de Empresas; y a Eliana Gómez, quien lo hizo en el Instituto de Ciencias Aplicadas, INSA, de Rouen, en Francia y hoy se gradúa cum laude en Ingeniería Industrial. Como con seguridad incurriría en muchas omisiones, no menciono a tantos que hicieron destacadas contribuciones a proyectos  de investigación importantes, varios de ellos conducentes a reconocidas publicaciones, Menciono finalmente a Jimena Almario, quien recibe hoy su grado de Psicóloga. Con una canción de su autoría que llamó “Somos Colombia”, ganó el primer puesto en la Modalidad de Canción Inédita en nuestro Festival Interno de la Canción, en 2010. Y luego, en 2011, ganó el primer puesto en la misma modalidad, tanto en el Festival Regional Universitario de la Canción, como en el  Festival Nacional Universitario de la Canción. Toda esta cohorte deja honda huella en la Universidad. La excelencia de estos graduandos es otra buena respuesta a los esfuerzos permanentes que la Universidad Icesi realiza desde su creación, hace ya casi 33 años, por ofrecer una educación superior de la mejor calidad. Esa calidad se observa mediante diversos mecanismos. Uno de ellos es la Acreditación voluntaria de Alta Calidad. Icesi se presentó a ese proceso, manejado en Colombia por el Consejo Nacional de Acreditación, desde hace más de una década. Y hoy tiene ese sello de acreditación para todos sus programas acreditables; estamos pendientes de la llegada de la acreditación del programa de Contaduría Pública y Finanzas Internacionales, el último programa que cumplió las condiciones de antigüedad requeridas para el proceso; el informe de la visita de Pares que nos llegó hace ya casi tres meses es altamente elogioso. Además, fuimos la primera universidad privada del sur occidente en recibir la Acreditación Institucional de Alta Calidad, hace ya más de dos años. Y nuestra Maestría de Administración es una de solo tres en el país acreditadas internacionalmente por AMBA, entidad acreditadora británica de Maestrías en Administración. Una mención especial merece, en esta ocasión, el proceso de acreditación internacional al que se ha sometido la Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas, que otorga más de la mitad de los grados que celebramos hoy, con la AACSB. Esa entidad norteamericana, que acredita la calidad de las más reconocidas escuelas de negocios del mundo, tiene estándares muy altos y exige un riguroso proceso previo a la acreditación inicial que toma más de cinco años. Pues bien, aunque aún falta más de un año para completar el proceso, recientemente recibimos la carta por la que nos informaban que la Facultad había completado exitosamente el cierre de brechas planteado en el Plan de Acreditación presentado hace cuatro años y que podía proceder a realizar su autoevaluación para recibir la visita de pares acreditadores. La acreditación de la AACSB pondrá a nuestra Facultad en un exclusivo grupo de solo quince instituciones en toda Latino América. Y los aprendizajes adquiridos en ese proceso han ido permeando a todas las otras Facultades. El otro mecanismo usado en Colombia para observar la calidad de las universidades es el de las pruebas Saber Pro. Estos exámenes, que se vienen aplicando hace más de 10 años a los estudiantes próximos a grado, son ahora obligatorios. Y en ellos, nuestros estudiantes han obtenido siempre excelentes resultados. El profesor Daniel Bogoya, experto en evaluación educativa, ex director de ICFES y actual Decano de Ciencias e Ingeniería de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, viene publicando, hace tres años, informes que resumen los resultados de cada Institución de Educación Superior en las pruebas saber Pro. Y sus informes corroboran los buenos resultados de nuestros graduandos. Para las pruebas de 2011, las que tomaron la mayoría de quienes hoy se gradúan, el ICFES solo publicó los resultados de las llamadas competencias genéricas, las que se evalúan para todos los participantes, sin importar sus carreras particulares, por encontrarse estas pruebas en un proceso de transición. Todas son muy importantes para un buen desarrollo profesional en cualquier campo: Comprensión lectora, Comunicación escrita, Razonamiento cuantitativo, Inglés, Entendimiento interpersonal, Pensamiento crítico y Solución de Problemas. En el informe de Bogoya, para 2011, nuestros estudiantes obtuvieron los quintos mejores resultados entre las universidades del país y los mejores entre las de fuera de Bogotá. La publicación de esa información en un aviso de prensa produjo una virulenta reacción por parte de un despistado columnista de prensa de la ciudad. Esa reacción tiene su origen, en parte, en la proliferación de rankings universitarios que han surgido en los últimos años. Los hay globales, regionales y nacionales; los hay producidos por grupos o instituciones serias y por aficionados; los hay de intención comprehensiva, que tratan de medir toda la actividad universitaria, y los hay de medición de aspectos parciales, como la investigación, la presencia en la Web, etc. Como institución responsable, debemos interesarnos en todas las evaluaciones que tienen un origen serio, reconocido. Pero somos conscientes de que muchos de los indicadores que ellas emplean están relacionados con el tamaño de la universidad, más que con la calidad relativa de lo que hace; y de que, ante la dificultad de medir la calidad de la docencia, por falta de indicadores internacionales, esos rankings tienden a enfocarse en la actividad investigativa de las instituciones que miden. En todo caso, no podemos dejar que los rankings dominen nuestra agenda, nuestro plan de desarrollo institucional. Sabemos que lo que más espera de nosotros la sociedad que nos circunda es calidad de educación; que por eso nos pagan; y que por eso nos van a medir. De ahí nuestro permanente interés en mejorar la docencia y nuestra atención a indicadores como Saber Pro, evaluación de estudiantes en práctica por parte de sus jefes y tasas de ocupación al año de graduados. Sabemos, al mismo tiempo, que, al insertarse Colombia con más fuerza en la economía global, la investigación científica y el desarrollo tecnológico, y la innovación que de ellos debe derivarse, adquieren creciente importancia. Y los indicadores relacionados con estas actividades adquieren también más importancia en la evaluación de las universidades. La Icesi ha venido fortaleciendo este aspecto de su quehacer desde hace más de una década. Y el número de artículos publicados por nuestros profesores en reconocidas revistas científicas internacionales, uno de los principales indicadores usados para medir la calidad de la investigación, viene creciendo aceleradamente. Un objetivo que la Universidad se fijó hace ya 15 años y que apoya tanto la calidad de la docencia como la cantidad y la calidad de la investigación es el de aumentar el número de profesores de planta y su nivel de formación. Más profesores de planta pueden dedicar más tiempo la preparación de sus clases, a la atención y acompañamiento de los estudiantes y a la investigación. En las mejores universidades del mundo, casi todos los profesores son de planta y casi todos tienen el título de PhD o doctorado, el más alto que ofrece la academia; este título se concede después de largos estudios de posgrado y de haber desarrollado y defendido una tesis que avance el conocimiento de la sociedad. Una de las principales barreras al mejoramiento de las universidades colombianas ha sido siempre la escasez de profesores con estudios doctorales. En Icesi ya tenemos un total de 174 profesores de planta. De ellos, 58 ya tienen su Doctorado, otros 28 son candidatos a Doctores y esperan graduarse muy próximamente. 14 más iniciaron ya sus estudios doctorales. Todos tienen apoyo institucional. Con esfuerzo digno de encomio, 12 Profesores completaron su doctorado en muy diversos campos en los últimos 12 meses: Angélica Burbano, Silvio Borrero, Enrique Ramírez, Germán Castellanos y Juanita Cajiao en universidades de los Estados Unidos, Sandra Lorena Céspedes en Canadá, Natalia González en Inglaterra, Juan Pablo Milanese en Italia, Gabriel Tamura en Francia, Mónica Franco en España y Mauricio Lenis  y Harry Pachajoa, aquí en Colombia. Nuestra planta profesoral es cada vez más grande, más diversa y académicamente más sólida. Y no olvidemos que las mejores universidades consisten, básicamente, en comunidades de muy buenos profesores que atraen a muy buenos estudiantes. Completan ustedes sus estudios, queridos graduandos, en una época confusa para la economía global: francamente mala para Europa; de crecimiento anémico para los Estados Unidos; de desaceleración preocupante en China e India, países que han desempeñado el papel de locomotoras del crecimiento económico mundial en la última década; y de incertidumbre en Colombia, la que, aunque está mejor preparada que en otras ocasiones para enfrentar problemas externos, depende cada vez más del comportamiento de las economías de sus socios comerciales. Pero para los residentes en Cali y sus alrededores, que constituyen la gran mayoría de este grupo, creo que el panorama es mejor. Sin negar la dependencia de la región de lo que pueda pasar en el resto del país y en el mundo, considero que nuestra ciudad pasa por una época particularmente promisoria. Hagamos un poquito de historia. Hace un siglo, en 1912, aunque Cali llevaba más de 370 años de fundada, seguía siendo un pueblo de escasos 28.000 habitantes. Barranquilla tenía casi el doble de su población y  Medellín era dos veces y media más grande. Se dieron en los años y décadas siguientes unos hechos que convirtieron a la ciudad en un polo de atracción impresionante. El Ferrocarril del Pacífico y la apertura del Canal de Panamá en esa misma década del 10; la inauguración de la Base Aérea y la llegada de Panagra, la línea aérea que conectaba Suramérica con Norteamérica en la década de los 30; y la inauguración de la carretera Cali-Buenaventura en 1945. Esa conectividad física más la política económica de sustitución de importaciones, impulsada desde la CEPAL, convirtieron a Cali en una atractiva sede para la instalación de fábricas de empresas multinacionales y en atractivo destino para migraciones nacionales y, en mucho menor escala, internacionales. La población de la ciudad creció a una tasa promedio superior al cinco por ciento durante ochenta años. Ese crecimiento fue desordenado, empujado por la llegada de varias decenas de compañías norteamericanas y europeas, y por la creación de muchas empresas locales alrededor de ellas. Ya en el censo de 1951 la población de Cali era mayor que la de Barranquilla y se acercaba a la de Medellín. Y en el de 1993, superaba a Barranquilla en un 70% y a Medellín, por estrecho margen, si no se incluyen los municipios vecinos del Valle de Aburrá. Las instituciones de la ciudad no maduraron al ritmo que creció su población. Su ubicación física, su clima, la diversidad y amabilidad de su población, mayoritariamente compuesta por inmigrantes, hicieron siempre de Cali una ciudad acogedora y pujante. Pero cambios sociales y económicos en las décadas de los 80 y los 90 causaron una profunda crisis en su modelo de desarrollo. Primero fueron las mafias del narcotráfico que trajeron violencia y corrupción y daño moral a la juventud. Nunca acabaremos de evaluar el daño que nos hicieron. Luego vino la apertura económica, a partir de 1990, que cambió las reglas de juego: ya no era necesario para las empresas multinacionales producir en Colombia para poder vender en al país. La producción se podía consolidar en unas pocas fábricas, en otros lugares, para buscar economías de escala. Si a esto se agrega la violencia guerrillera que se ensañó con la ciudad, en la década de los 90 y principios de la pasada, ante la mirada negligente del Gobierno central, vemos por qué Cali perdió mucho del atractivo que la había convertido en meca de la inversión unas décadas antes. Muchas de las multinacionales se fueron. Hubo otros factores negativos. La crisis financiera de finales del siglo pasado afectó más duro a Cali porque las empresas de ese sector en la ciudad eran mayoritariamente pequeñas, incipientes, y no resistieron las condiciones desfavorables del mercado ni las drásticas medidas del Gobierno central. La crisis de gobernabilidad de la región, causada por una combinación lamentable de la cultura mafiosa del despilfarro, la corrupción y la ineficacia fue muy grave. Vimos ir a la cárcel a Gobernadores, Senadores y Representantes, Concejales, Gerentes de EMCALI, Rectores de universidades. Y vimos al borde de la quiebra a las principales entidades estatales de la región; el Departamento, la ciudad capital, EMCALI, EMSIRVA, la Universidad del Valle. Cali, además de ver intervenidas por el Gobierno central sus dos empresas públicas más importantes, vio pasar por el CAM varias administraciones que, otra vez, por corrupción e ineficacia, frenaron el desarrollo de la ciudad. Pero, como dice el refrán, no hay mal que dure cien años… En los últimos años, Cali ha dado un viraje importante; y ahora, con el actual Gobierno municipal, se ve un futuro cada vez más promisorio. La ciudad está más ordenada; el Mío ha transformado su urbanismo y su movilidad. Las Megaobras, tan molestas durante su construcción, empiezan a mostrar sus resultados. La Administración municipal está reorganizando sus finanzas. Hay proyectos de inversión públicos y privados de alto impacto positivo. La inseguridad se reduce. La convivencia mejora. Pero más importantes son las oportunidades a mediano plazo. Si se acepta la premisa de que el Pacífico es el océano del Siglo XXI; que los países con costas sobre él son los que están halando y se espera que sigan halando la economía global; entonces las posibilidades de Cali y del Valle del Cauca, el Valle del Pacífico, como han dado en llamarlo ahora, son inmensas. Para que se concreten las oportunidades hay dos requisitos: el primero es que nos veamos como región, como ciudad región. El G-10, como eufemísticamente llama el Alcalde Guerrero a ese grupo compuesto por Cali y las ciudades y poblaciones vecinas, es el que reúne, en su conjunto todas las fortalezas. El segundo requisito es que aprendamos a mirar para afuera, al exterior, no hacia el centro, hacia el interior. Si la conectividad con Buenaventura y con el Pacífico fue lo que cambió a Cali en el siglo pasado, esa misma conectividad, asumida ahora mejor como decisión de región, con una gran transformación de Buenaventura, ofrece muchas más oportunidades en el Siglo del Pacífico. El G-10 debe verse a sí mismo como una gran plataforma productora y exportadora hacia el Occidente. Tiene condiciones que no tiene ninguna otra región colombiana: un puerto de aguas profundas, Buenaventura, sobre el Pacífico; una ciudad, Cali, con servicios sofisticados y amplio capital humano; una ciudad industrial, Yumbo, con la más alta productividad promedio de Colombia; ciudades y tierras agroindustriales con características físicas únicas; una muy rica diversidad cultural; una biodiversidad como muy pocas en el mundo; y una extraordinaria diáspora, la que constituyen los que se fueron en tiempos de nuestra crisis, muchos de los cuales desean volver a vivir y trabajar en su región. Ese es el panorama que ustedes pueden esperar; el que ustedes deben enfrentar. El futuro se construye; y el de nuestra región lo van a construir ustedes y los de su generación, queridos graduandos. Los animamos desde aquí a tomar sus caminos con optimismo y determinación y a contribuir activamente a que se conviertan en realidad esas posibilidades. Ahora, al reiterarle mi sincero agradecimiento por su presencia aquí, a pesar de las dificultades de su agenda, me honra dar la bienvenida a la Universidad Icesi y presentar ante ustedes a nuestro Invitado de Honor, el señor Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Frank Pearl González.
Entrevista a Francisco Piedrahita, Rector de la Universidad Icesi, publicada en el periódico El País el 21 de agosto de 2011 Francisco Piedrahita, Rector de la Icesi, rechaza la reforma a la Ley 3o de Educación Superior, que legarizaría las Universidades con ánimo de lucro.

¿Qué diferencia la universidad sin ánimo de lucro de aquella con ánimo de lucro?

La diferencia central es la distribución de excedentes. La universidad sin ánimo de lucro no tiene dueños, es dueña de sí misma y, si tiene excedentes, por ley, deben reinvertirse en la misma universidad, mientras que la universidad con ánimo de lucro tiene dueños o accionistas que hacen una inversión para obtener unas utilidades, como en cualquier otra empresa.

¿Por qué no es conveniente la reforma a la Ley 30 de Educación Superior?

He estudiado casos en Estados Unidos, Chile, México y Brasil, pero sobre todo en EE. UU. porque esas universidades funcionan como empresas sociedades anónimas y publican su información. Y el Congreso ha sido más estricto y se generan escándalos por ello. El último gran escándalo fue esta semana cuando la Fiscalía General y cuatro estados de ese país demandaron a una de estas empresas (universidad con ánimo de lucro) por fraude de US$13.000 millones, cifra superior al presupuesto de toda la educación en Colombia.

¿Qué logran esas universidades?

Los resultados son muy buenos en dividendos para las empresas, pero muy malas en calidad para la población estudiantil: tienen tasas de deserción muy altas y las de graduación son muy bajitas, los egresados no consiguen trabajo y no tienen cómo pagar los créditos de estudio. La semana pasada vino el rector de la Universidad Fluminense y habló mal de esta experiencia en Brasil. En México es a bajo costo para estudiantes pobres y ofrecen programas de estudio de muy mala calidad. Y las revueltas en Chile están relacionadas con las universidades con ánimo de lucro, que allá son ilegales. Y se complica más porque descubrieron que, como la universidad es sin ánimo de lucro, le montan una empresa que se vuelve dueña de los activos de la universidad y le prestan servicios y así sacan las ganancias y luego parten entre los dueños y los políticos.

¿Por qué es tan mala la universidad con ánimo de lucro si la competencia en el libre mercado es buena?

Los economistas coinciden en que la ley del mercado no funciona cuando se trata de bienes públicos y si hay externalidades positivas o beneficios para todos. Y porque hay una asimetría en la información, es decir, que el proveedor sabe muchísimo más que el comprador sobre lo que éste compra. Y cuando se compra educación universitaria, ésta no se da en uno o dos días sino en cinco años y sus logros se ven a lo largo de la vida. Esta desinformación se debe a que las universidades con ánimo de lucro invierten más en publicidad y mercadeo, tienen una fuerza de ventas reclutando jóvenes, así que es muy fácil ganar estudiantes con cuentos, hay una tendencia o probabilidad de engaño.

Mencionemos un ejemplo...

Mientras en Icesi, por ejemplo, gastamos el 4% del presupuesto en mercadeo, una universidad con ánimo de lucro en EE. UU. gasta el 25%. En internet hay un video de un ex directivo de una de estas empresas contando muy tranquilo que sólo el 10 o 20% lo invierten en profesores y el 25% va a mercadeo. Cuanto el periodista lo confronta, responde que eso qué importa, si cuando se compra un perfume, ¿acaso solo el 10% del precio no corresponde al contenido, y el resto es publicidad? Por eso digo que ellos son vendedores de ilusiones.

Una de esas universidades es la de Phoenix. ¿Cómo funciona?

Es universidad con ánimo de lucro más grande en EE. UU. está en la bolsa, y aunque en ese país todo es con todas las de la ley, invierte sólo la séptima parte de lo que invierte Icesi por estudiante, que es en Colombia y en la provincia, pero invertimos siete veces más. Eso sí, Phoenix cobra el doble de lo que Icesi cobra, así que el negocio es redondo. Es más, ganan el 60% neto sobre el patrimonio invertido, el triple de lo que ganan en promedio las grandes empresas norteamericanas.

¿Esta reforma sería dar una patente de corzo a las universidades piratas?

En Colombia hay universidades con ánimo de lucro, sólo que sin decirlo, como en Chile. Algunas personas, ante la propuesta de reforma a la Ley 30, olímpicamente responden que ‘si ya las hay, legalicémoslas, sincerémosnos y pongámoslas a que paguen impuestos’. Con ese cuento podemos arreglar todos los problemas del país: si hay gente que roba, pues legalicemos el robo, o si hay gente que mata, legalicemos el crimen. Esa disculpa es horrible. El Estado debe es preocuparse de que las universidades con ánimo de lucro se vuelvan universidades de verdad y exigir que reinviertan sus utilidades en educación, no para los accionistas.

¿La reforma sería un retroceso a las medidas de cualificación tomadas por el mismo Gobierno y el MEN?

La década pasada fue sostenida de mejoramiento de calidad de la educación superior, desde que estableció el registro calificado, la acreditación, las pruebas Ecaes, ahora Saberpro, el observatorio laboral para el seguimiento a los egresados, Colciencias fortaleció su evaluación de la investigación, y una serie de medidas que buscaban mejorar la educación superior, pero esta reforma iría en contravía.

¿Hay algún caso en Colombia?

El Politécnico Grancolombiano, que ya entró en la red de la multinacional Whitney y el único resultado es cuánto le entra de flujo de caja a la universidad y a los accionistas, en vez de mostrar logros académicos: cómo les va a los graduados; no hablan de deserción escolar ni de incorporación laboral. Se cambia el paradigma de calidad académica, el de la década pasada, donde las universidades del país hicimos un esfuerzo y el Gobierno exigiéndonos, por el paradigma de las ganancias.

Se pierde en investigación...

El ánimo de lucro desfigura la esencia de la universidad porque no le importa la investigación, que es la gran misión de toda universidad en todas partes. En la Universidad de Phoenix, cuyos dueños son los accionistas de la empresa Apollo, no gastan un peso en investigación, eso no está en su agenda.

¿Eso en qué se traduciría?

En que no van a abrir programas como biología, química, geología, ni de humanidades o ciencias sociales, porque eso requiere mucho laboratorio, mucha investigación, mucha inversión y tienen poca demanda, y así no da dividendos. Entonces van a montar programas baratos de tiza y tablero y de mucha demanda. Eso es gravísimo porque no vamos a tener profesionales en áreas que el país requiere, así sea en cantidades reducidas. Por eso la universidad es un bien público, y esa es la gran preocupación de las universidades oficiales como la del Valle y que compartimos,y es que esta reforma desfigura la esencia de la universidad, porque desaparece como bien público y aparece como vendedora de títulos.

Le preocupa el tema del mercado...

Y le está hablando un hombre de empresa, que cree en el mercado, pertenece a juntas directivas, pero hay sectores donde el mercado no funciona y la educación es uno de ellos. En Icesi hay muchas empresas de la región que invierten, pero donando recursos, porque creen que eso mejora el entorno, a la población, a la ciudad, a sus empresas porque van a estar en una comunidad más sana y más próspera, y además van a tener profesionales calificados, pero no son accionistas a la espera de ganancias netas o utilidades en efectivo, sino de resultados de investigación y de docencia en el mediano y largo plazo.  
Noticia publicada en eltiempo.com Como presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), era la primera vez que Luis Alberto Moreno venía a Cali. Presidió la primera ronda de negocios que la entidad ha organizado en cinco de las principales ciudades del país y se marchó con el título de doctor Honoris Causa en Administración de Empresas otorgado por la Universidad Icesi. "Luis Alberto Moreno es uno de los colombianos más importantes de las últimas décadas. Ocupa la posición internacional más alta que haya ocupado algún colombiano en la historia", dijo el rector de la Universidad Icesi, Francisco Piedrahita, el caleño que sobrevivió después de permanecer cinco días perdido en el Parque Nacional Jean Lafitte, en Nueva Orleans. Moreno estaba contento por esta distinción que antes solo se había entregado a los ex Presidentes Carlos Lleras Restrepo y César Gaviria Trujillo, y al empresario vallecaucano Adolfo Carvajal Quelquejeu, pero también estaba preocupado por la volatilidad de la economía mundial.

Los habitantes del sur de la ciudad cuentan con nuevos equipos que contribuirán en la tranquilidad. Conozca en qué consiste esta iniciativa que constituye un modelo nacional.

El 24 de noviembre del año pasado Sandra Mejía vivió en carne propia un atraco en su vivienda ubicada en el barrio Ciudad Jardín, en el sur de Cali. Diez hombres armados irrumpieron en la residencia y se llevaron elementos de valor. Pero más allá de la pérdida de los objetos, lo que más le dolió fue la impotencia, el miedo y el riesgo, a los cuales estuvo sometida. Por ello desde ese día, la señora Mejía se convirtió en líder de un Plan Integral de Seguridad de la Comuna 22 que hoy es modelo nacional, al punto que este martes en la noche la Dirección General de la Policía Nacional entregó equipos para fortalecer esta propuesta. Ella sentía que no podía quedarse con los brazos cruzados viendo como los asaltos se acrecentaban cada día en esa Comuna reconocida por ser un epicentro comercial, empresarial y educativo. "Desde hace cuatro años los robos eran frecuentes. Las personas tenían mucho miedo de denunciar", le explicó en días pasados al general Óscar Naranjo, director de la Policía. Con la colaboración de otros habitantes, crearon el plan de seguridad que comienza a dar frutos con la reducción de los delitos hasta en un 50%, especialmente en los asaltos a casas. Mientras que entre enero y mayo de 2010 hubo 34 atracos en casas, este año la cifra fue de 25. En cuanto a homicidios, durante el 2010 hubo en ese mismo periodo 9 casos, y en este año fue de 2 muertes violentas. La iniciativa está compuesta por cinco aspectos: sensibilización de la ciudadanía, tecnología, comunicación permanente con la Policía, inclusión de población flotante como carretilleros, recicladores y empleadas domésticas y un frente de seguridad local. Vigilio, un ojito, es la imagen que identifica este proyecto que ha contribuido a mejorar la tranquilidad en el sector. Hace ocho días, el general Naranjo conoció esta propuesta y no pudo más que expresar su total respaldo que anoche se vio reflejado con la donación de tres camionetas, un camión, un automóvil, computadores, bicicletas y equipos avantel. El acto formal se llevó a cabo en el parqueadero de la Universidad Icesi. "Se trata de fortalecer un proyecto de convivencia comunitario que está alrededor de la Policía. La comunidad merece todo ese apoyo, pero más allá de esos equipos estamos es entregando una decisión de mis policías de acompañar este esfuerzo, donde la ciudadanía le dice no al delito. En nueve encuentros comunitarios con diez mil personas le hemos dicho a la comunidad que se organice desde la institucionalidad, no podemos seguir pensando que la seguridad es una tarea de policías, fiscales y jueces", manifestó el general Naranjo. Más información el pais.com.co
Palabras del Rector de Icesi, Francisco Piedrahita durante la entrega de las Becas Gases de Occidente, realizadas el pasado 22 de febrero en Icesi

I actually'l during my overdue 1960s together ended up fighting to repeated urination at nighttime, a imperative Buy Cialis Online With Prescription have to have in some places every day, Edward, plus lower sexual desire. My personal urologist suggested Cialis but when your dog pointed out the cialis online cost plus the idea that it wouldn't often be included in insurance, We almost made the decision versus the item. Your dog was very certain it could enable, however. I really picked up the primary thirty days'ersus provide --- as well as found Buy Cialis No Prescription an improvement in respect to help peeing and the remainder practically instantly. Quite amazing. Just like various other men buy sovaldi and women, I actually'ng were little bit of acid reflux disease but nothing else adverse reactions. Buy Cialis Well worth the expense!

Galería de imágenes

 
Ver todas las fotos en Flickr