Boletín de prensa #034

Por María Isabel Velasco Arango, Directora del Centro de Desarrollo Profesional – CEDEP de Icesi

maria web

Comenzar un nuevo trabajo es toda una experiencia, y dependiendo de cómo asumas los primeros 90 días, periodo de prueba en algunos países, será el resultado de lo que pueda continuar.

Desde mi experiencia como Directora del Centro de Desarrollo Profesional en la Universidad Icesi, sé de la incertidumbre con que los estudiantes comienzan esta etapa tan crucial en sus vidas, salir de la Universidad y comenzar a trabajar es un cambio bien importante y hasta determinante de cómo se comienza a forjar un futuro profesional.

Y es precisamente en ese cambio que vivir los primeros 90 días se convierte entonces en un tiempo privilegiado, que hay que manejar con guantes de seda. Como asesoras de carrera hemos identificado comportamientos que son los más efectivos para vivir este tiempo de la mejor manera.

La actitud con que llegas a cualquier sitio determina en gran medida como la vas a pasar. Por lo tanto, la forma en que te comportas en el sitio de trabajo será determinante en el tipo de resultado que quieras alcanzar. Las organizaciones valoran muchísimo a quienes van con la intención de resolver problemas y evitan a los problemáticos. Una actitud positiva y de colaboración siempre será muy bien recibida en un entorno organizacional.

Es importante mantener una disposición de aprendiz. Con seguridad sé que una de tus motivaciones es poner en práctica todo lo que has aprendido en la Universidad, y por tus conocimientos es que seguramente fuiste seleccionado. Sin embargo, vale la pena ser muy respetuoso de la experiencia de quienes llegaron antes que tú a la organización. Por eso, mantener la posición de aprendiz, preguntar, escuchar, tomar nota, se vuelven estrategias que con seguridad facilitarán tu aprendizaje y adaptación a la organización que te vincula.

Cuida de lo simple y esencial. Uno de los comportamientos que más me llama la atención en los practicantes es que casi todos se imaginan que las organizaciones deberían tener procesos de inducción claros y efectivos para presentar a los nuevos colaboradores, y cuando esto no sucede, comienzan las inconformidades y los reclamos. Mi invitación es a que tú tomes la iniciativa de presentarte personalmente, pídele a tu jefe que permita los espacios para que puedas conocer a tus compañeros de trabajo. He leído en varios artículos que para una buena primera impresión es más importante ser amable y simpático, que demostrar todo cuanto sabes y tienes para aportar.

Fortalecer la comunicación con el jefe inmediato. Para un estudiante en práctica la figura y la presencia del jefe es bien importante, tanto en lo personal como en lo profesional. Ofrécele tu ayuda, se propositivo, construye una buena relación, genera confianza de tal forma, que, en un momento dado, puedas ser recomendado para un cargo de mayor importancia.

Presentaciones y macros en Excel. Unos de los conocimientos que los empleadores más valoran y con los que los practicantes generan más impacto es cuando ayudan a que las presentaciones para una reunión importante sean diferentes, faciliten la comunicación y atraigan la atención de todos los asistentes. Lo que yo observo es que hacer la capacidad de los icesistas para utilizar Excel en un buen nivel puede ser algo demasiado simple, y para un empleador puede ser un recurso que dinamiza y transforma un proceso de manera sencilla, ágil y efectiva.

Hacer networking. ¡Las redes sociales se tomaron el mundo, no solo para conversar con los amigos! Aprovecha tu experiencia de práctica, desde el comienzo hasta el final, para establecer contactos… este mundo es muy pequeño y no sabes quién será la persona que te pueda abrir puertas cuando más lo necesites. Crea una red de buena calidad, comenzando por tus compañeros de trabajo, por los compañeros con quienes compartirás los talleres mensuales con tu asesora de carrera. Necesitas darte a conocer para que te puedan ofrecer oportunidades de desarrollo profesional.

 

 

 

 

COMPARTIR EN